Psicología: Cuando sientas que ya no es tu lugar, vete volando

Cuando sienta que tu presencia ya no es bienvenida, váyase volando. Cuando sienta que algo ya no estimula tu mente, váyase volando. Cuando note palabras falsas o desprecio, salga de frente. Recuerda que nada crece en lugares secos, nada crece, y necesitas florecer, volar alto.

Vivimos en una cultura que nos ha enseñado que resistir es para los valientes, que es mejor soportar y callar, porque la vida, las relaciones afectivas y el trabajo son difíciles.

Sin embargo, debemos recordar que el masoquismo no es sinónimo de valor. Los verdaderos héroes son aquellos capaces de decir «suficiente».

Los seres humanos tienen una mente conservadora por naturaleza. Existe un concepto llamado «economía de la información», cuando las personas asimilan un valor o creencia están anclados a ellos de una manera obsesiva y permanente, lo que dificulta los cambios.

Nadie puede alejarse de una relación emocional negativa, en la que la otra persona era nuestro norte y nuestro sur. También es difícil arrebatar las raíces de un escenario en el que hasta hace poco estábamos tranquilos.

Darwin dijo que «la especie más fuerte no es la que puede sobrevivir o la más inteligente, sino la que mejor se adapta a los cambios». Permanecer quieto y soportar nos convierte en títeres disponibles para otros. No vale la pena perder la dignidad de esta manera, y para esto necesitamos reflejar un momento en las siguientes estrategias:

-Aprende a ser responsable de tu vida. Toma las riendas sin esperar a los salvadores. Nadie puede amarte más que a ti mismo, solo tú puedes salvarte de lo que te lastima.

-Llora por las pérdidas. Tiene todo el derecho a liberar el dolor, porque perder algo, darse cuenta de que ya no es útil o tener que romper un vínculo duele. Dejarlo salir.

-Prepare un plan para el futuro inmediato. No cometa el error de hacer una pausa para pensar «¿qué será de mí?» O «todo está perdido». Eche un vistazo a los pensamientos fatalistas e intente partir de allí, sentando las bases del futuro inmediato.

Trata de imaginar cómo te gustaría ser: libre, relajado, con un alma tranquila, lista para recibir todas las reservas de destino para ti. Volar!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*