Lo que pasa en tu cuerpo cuando dejas de comer azúcar

Se ha hablado mucho sobre el azúcar en foros sobre salud acerca de si es buena o no tan buena para la salud. El azúcar en sí misma no es mala. Es un ingrediente que se produce naturalmente en muchos alimentos, incluyendo las frutas.

Sin embargo, eso es muy diferente a añadirla excesivamente a la ingesta dietética diaria. Eso simplemente no es necesario. De hecho, te darás cuenta de que muchas cosas positivas suceden cuando decides abandonar el hábito del azúcar.

Lo que pasa en tu cuerpo cuando dejas de comer azúcar

Aunque las personas que viven en el mundo occidental han sido entrenadas para desear golosinas azucaradas, así como alimentos que incluyen grandes cantidades de azúcar para endulzar, ciertamente no la necesitamos.

Si dejas de comer cualquier cosa con azúcar refinada y menos azúcares naturales, notarás que 10 cosas muy significativas sucederán. Lee cada una porque después de esto, no querrás comer azúcar nunca.

1. Tu cuerpo aprende a estar lleno

El azúcar suprime nuestra hormona leptina que hace que nos sintamos llenos y cuando se corta el azúcar, el cuerpo vuelve a su modo de mantenimiento natural del apetito. Tener al azúcar en tu dieta, comúnmente te hace comer más, no controlar porciones, estar con hambre permanentemente y terminar la comida con algo dulce.

Dejar de comer a veces no se trata de falta de fuerza de voluntad, sino de un impacto fisiológico de las hormonas siendo afectadas por el consumo de azúcar.

2. Tu cuerpo funciona mejor

Si tu cuerpo funciona realmente bien, ¿adivina qué? Todo se hace más fácil. Esto es un hecho. Las mujeres siempre parecen concentrarse en ser más delgadas y evitan tantas calorías como les es posible para conseguir el cuerpo que desean. Pero una mejor manera de conseguir el cuerpo que deseas, es conseguir que funcione lo mejor que puedas.

El azúcar roba al cuerpo los nutrientes, por lo que todo el sistema se ve comprometido, la dieta y / o comer demasiada de ella ralentiza tu metabolismo, significa que el cuerpo se vuelve ineficiente. También es completamente tóxica, lo que significa que tu pobre hígado está en sobrecarga diaria.

Además, cuando el cuerpo trata de mantener las toxinas lejos de tus órganos vitales, retiene deliberadamente agua, grasa y se forma colesterol a su alrededor y los almacena en la superficie. Corta el azúcar y ve lo que la mayoría de las mujeres quieren para sus cuerpos – casas de energía de quemar grasa.

3. Tu energía se elevará

Todo lo contrario de la falsa creencia de que el azúcar te da energía. Y es una tontería. Puede ser que te dé un subidón rápido, pero en general, es un succionador de energía.

Las mujeres eligen el azúcar para aliviar el cansancio en vez de ir a la cama temprano y comer el tipo correcto de alimentos, pero esto sólo conduce a un ciclo vicioso tóxico de comer azúcar – acelerarte – comer más azúcar – acelerarte -comer más azúcar – sentirte culpable – comer más azúcar.

4. Duermes mejor

El chocolate contiene cafeína y cualquier cosa que le da un golpe a los niveles de azúcar en la sangre y la baja con regularidad, de hecho, puede alterar el sueño. Al cortarla uno de los resultados que se evidencian es que se duerme mucho mejor. Si las mujeres pudieran aprender a restablecer sus cuerpos y dar a su cuerpo lo que más necesita, la magia sucede.

5. Te verás más joven y con chispa

El azúcar afecta a la elastina y el colágeno, (las dos proteínas principales de la piel) por la activación de un proceso llamado glicación, donde el azúcar se une a tus fibras de proteína. La glicación hace que las proteínas muten, creando nuevas moléculas dañinas llamadas productos finales de glicación avanzada (PGA ) que se acumulan y causan aún más daño, provocando más inflamación y daño.

Esto junto al letargo causado por el exceso de azúcar, significa que las mujeres pierden su brillo y chispa cuando tienen demasiadaen su cuerpo. Al cortar lo que te causa daño, el pelo, las uñas, los ojos, brillan y las mujeres florecen en su belleza natural. Con detox y no hay necesidad de botox.

Así que, corta todo lo que la contenga: dulces, chocolates, pasteles, galletas, helados, pudines, yogures comerciales, etc., aunque podría ser difícil al principio, dentro de un par de semanas, verás cómo tomas el control.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*