Lo que Debes Cenar si Quieres Adelgazar

Como sabemos, la cena es la última comida del día, y no debe ser una comida abundante, sobre todo si vamos a acostarnos inmediatamente después de ella. El control calórico de la cena es importante si estamos en un plan de perdida de peso.

¿Sustituir la cena por algún alimento como fruta o leche con cereales puede contribuir al desequilibrio de la dieta?

Un tazón de fruta con un plátano, 200g de uva y 2 peritas puede contener unas 400 Kcal, las mismas que podría tener una ensalada verde con un huevo duro. Lo mismo puede pasarnos si sustituimos la cena por un tazón de leche con cereales.

Una taza de leche semidesnatada con 30g de cereales aporta unas 200 Kcal, pero si sustituimos la taza por un tazón grande, el aporte calórico puede rondar las 400-500 Kcal, de manera que estaremos ingiriendo lo mismo, o incluso más, que si hiciéramos una cena equilibrada.

Además, sustituir la cena balanceada por estos alimentos puede hacer que disminuya la ingesta de verdura y fruta (en el caso de los cereales) necesarias y, por tanto, no consumirías fibra dietética, cosa que podría aumentar el riesgo de estreñimiento.

También puede provocar disminución de proteica, un hecho altamente importante en pacientes en personas con disminución de la masa muscular. En resumen, saltarse comidas o desequilibrar la dieta no ayuda a adelgazar ni a llevar una dieta más sana.

Algunos ejemplos de lo que debe ser una cena balanceada:

  • Cena: puré de calabacín con merluza a la plancha. Postre: mandarinas. En detalle: crema de calabacín, cebolla y un poco de patata, aderezada con sal y pimienta negra, todo triturado. Merluza a la plancha. 2 mandarinas de postre.

  • Cena: ensalada completa. Postre: mango. En detalle: ensalada con lechuga y brotes de canónigos, tomate cherry, remolacha y zanahoria con un huevo duro y 25g de avellanas. 2 tostadas integrales. Medio mango de postre.
  • Cena: Verdurita al vapor o lékué con pollo. Postre: melón. En detalle: berenjena, cebolla, zanahoria y tomate a tiras, cocinados al vapor o en lékué, con pechuga de pollo a daditos. Dos rebanadas de pan integral. Melón de postre.
  • Cena: Ensalada de tomate y ventresca de atún. Postre: plátano. En detalle: tomate de ensalada en rebanadas gruesas acompañado de ventresca de atún. Dos rebanadas de pan integral. Plátano de postre.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*