Deja tus ollas completamente nuevas con este truco sencillo.

Nunca falta una olla quemada o un sartén que nada más no se limpia con nada, ¿cierto? En vez de usar productos con químicos tóxicos para limpiarlos, toma nota y aplica estos trucos naturales para dejar ollas y trastos relucientes.

Tallar sin parar con sustancias tóxicas es cosa del ayer, si pones en práctica estos diez trucos naturales para dejar ollas y trastos relucientes. Sigue los consejos según el material o tipo de objeto que vayas a limpiar ¡y ve resultados sorprendentes!.

-Olla o sartén de aluminio ennegrecido

El aluminio tiende a perder su brillo y se vuelve oscuro con el uso y el paso del tiempo. ¿Cómo limpiarlo? Sencillo, empapa un trapo con leche y frota la superficie para obtener una limpieza inmediata y un aluminio nuevamente brillante.

Otro truco para darle brillo a tus utensilios de aluminio es agregar 2 cucharadas de cremor tártaro, disuelto en 250 mililitros de agua, y llevar a ebullición la mezcla dentro de la olla o sartén, hirviendo por 10 minutos. Notarás la diferencia.

-Olla o sartén de aluminio pulido 

Es muy difícil de mantener, incluso usando los productos limpiadores más populares. Lógralo fácilmente con una mezcla de aceite vegetal -el que quieras- y alcohol en partes iguales. Con esta mezcla frota bien la superficie, insistentendo donde las manchas son más difíciles. A continuación, sumerge el utensilio en agua muy caliente con jugo de limón y enjuaga.

-Olla o sartén de aluminio satinado

El aluminio satinado se limpia fácilmente con bicarbonato de sodio. Pon un poco en un recipiente con agua tibia y con ayuda de una esponja, pasa la mezcla sobre la superficie. ¡Verás que queda como nueva! También puedes usar jugo de limón y un paño suave, para pulir la superficie.

-Olla o sartén de hierro fundido

El agua mineral es excelente para retirar comida pegada. Vierte un poco de agua mineral con gas en el utensilio mientras aún está caliente. El refresco burbujeante evitará que se pegue demasiado la comida y que puedas despegarla más fácil al lavarla.

-Olla o sartén de cerámica o porcelana

Para limpiar este tipo de material, sumerge el utensilio sumérgela en agua con bórax durante un par de horas. Tras ello, lávalos con agua y jabón.

-Olla o sartén de cobre

El catsup devuelve el brillo fácilmente. Solo cubre el superficie del utensilio a limpiar con suficiente catsup y deja reposar de 5 a 30 minutos, dependiendo de qué tan sucio se encuentre. Enjuaga con agua corriete y seca inmediatamente.

-Olla o sartén con grasa pegada

Corta una papa de tamaño mediano por la mitad y pélala. Unta la mitad de ella con bicarbonato de sodio y frota las partes sucias del sartén u olla como si la papa fuera una esponja. Los resultados serán visibles instantáneamente. Para mejores resultados ve cortando la papa por la parte sucia, o toma un trozo nuevo y úntalo con bicarbonato para completar la limpieza.

-Olla o sartén quemados o con restos 

Es muy fácil limpiarlos, solo necesitas vinagre blanco, una cucharada de sal y un estropajo suave. Pon la olla sobre la estufa. Agrega un chorro de vinagre blanco hasta cubrir el fondo por completo.

Añade la cucharada de sal y calienta por 10 minutos, cuidando que el vinagre no se evapore. Retira la cacerola del fuego y espera a que el vinagre se enfríe. Utiliza un estropajo suave para frotar la olla hasta retirar los restos de comida quemada por completo. Quizá debas repetir la operación un par de veces para que quede como nueva.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*